EL AMOR EN TIEMPOS DE DEPENDENCIA...



“Si un chico quiere estar con una chica, hará que suceda. No  importa cómo.”
“Hazte la difícil, eso les gusta”; “Es que sé más inteligente que él”;  “igual y está confundido”, “ignóralo”, “tal vez no te llamó porque tiene mucho trabajo”. Éstas, son las frases que más he escuchado en los últimos meses de esas pláticas cafeteras, cheleras, vía celular, nextel, messenger, Facebook o de cualquier medio del que hacemos uso las mujeres para comunicarnos.
Al ponerme a pensar por qué las he escuchado tanto, llegué a la conclusión de que,  muchas veces las mujeres nos preocupamos demasiado por saber si el novio nos quiere realmente, si al free le interesamos para algo más serio o si el pretendiente ya va a dar luz verde.
No fue hasta otra plática donde se tocaron puntos importantes respecto a esto y en una de esas tardes libres en las que me puse a ver la peli de “a él no le gustas tanto” (de la cual rescato algunas ideas), que llegué a varias conclusiones, las cuales les diré a continuación  y que seguro servirán de algo para cranearle, para tener una vida menos dramática (que admito, cómo nos encanta a las mujeres, pero no es lo más feliz) y para no engancharnos si el asunto no da para más o no vale la pena.
Simplemente no le gustas tanto
#1 TOMA LAS COSAS COMO SON; NO INTERPRETES
“Si un tipo te trata como si no le importaras es porque en verdad no le importas”
Gracias al cielo, las mujeres tenemos un sexto sentido que en varias ocasiones nos ha sacado de apuros, nos ha hecho identificar quién miente, quién es sincero, quién es hipócrita, qué conviene, qué no, si algo malo le sucede a alguien. Pero de eso a que lo queramos utilizar para intentar traducir si la sonrisa del galán en potencia fue por pura amabilidad o fue por coquetería, nos pongamos  a repasar la situación, el tono de voz, el contexto para después llegar a nuestras propias conclusiones, convocar a una reunión de amigas para que se evalúe y se vote a favor o en contra de un resultado que indique que el susodicho posiblemente está interesado o mejor aún, que está loco de amor, como que no es vida ¿no creen chicas?
Digo, sí es muy emocionante la ilusión de imaginar que le gustas a quien te late, analizar un poco las oportunidades, contar ese tipo de cosas y escuchar lo que piensan las(os) amigas(os), pero hay que tratar de ser lo más realista posible. Andarte preocupando en exceso por si cubres o no el perfil, no está muy padre e incluso quizá te hace perder el piso con tal de agradarle a ese alguien más.
Simplemente no le gustas tanto
Las mujeres muy frecuentemente tratamos de traducir lo que los hombres dicen o hacen, cuando realmente ellos no se comunican a través de indirectas, como solemos hacer nosotras. Si un hombre dice no, tomémoslo literal y dejemos de quebrarnos la cabeza.
#2 NO ESPERES
“Tienes que ser como yo, si le gusto a 1 chica, bien. Si no, hay muchas como ella allá afuera.”.
Siguiendo con el rollo de que las mujeres pasamos mucho tiempo tratando de interpretar, en ocasiones nos pasa que además nos formamos esperanzas de cualquier cosa y allí es cuando no medimos si lo que estamos dando es lo justo o estamos dando de más.
Si estás en una onda tipo free o en el clásico “sin etiqueta”,  un consejo muy simple extraído de pláticas cafeteras: Si no hay un compromiso verbal de la otra persona, no esperes algo de ella. En otras palabras, por mucho que en esa relación haya beso, apapacho, sus papás y toda(os) sus amigas(os) te conozcan, si no le han puesto el término “novios”  y tú la estás tomando muy en serio, MUCHO OJO.
Si quiere algo serio contigo llegará y te lo dirá y ya si allí no da lo que esperas (o sea, algo similar a lo que tú estás dando), se puede reclamar, pero si no hay ningún compromiso, pues no tiene por qué hacerlo ni tienes por qué reclamar ni esperar nada a cambio, ni dar ni reclamar más allá de los acuerdos que como free hayan llegado (y siempre, si hay un free, resulta mejor hablarlo desde el principio).
Simplemente no le gustas tanto
Y un segundo consejo que aplica para frees y noviazgos: deja de preocuparte. Deja de esperar a que te llame, de contar las horas si no lo ha hecho, de preguntarte por qué no lo hizo, deja de tener miedo de no gustarle y disfruta tu vida. Si la persona no cubre tus necesidades, quizá no es la indicada.
¡Ah! Y  no se diga si tenemos que pedir atención o cariño porque entonces ya andamos mal. Esas cosas no se piden, esas te las da el otro porque le nace y eso sí hay que tenerlo claro, nuca intentemos obligar o presionar para que nos quieran o nos atiendan. Las cosas son o no son y punto y quien dice que le interesas o que te quiere, buscará momentos para compartir contigo y expresará lo que siente o al menos así lo creo yo y en caso contrario puede ser que, simplemente, no le gustas tanto.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Seguidores

PAGINAS AMIGAS

http://www.madamealbert.com.mx/woman-c2lh http://elespaciodemartha.blogspot.mx/ http://xochitlndc.blogspot.mx/ http://cronicadeunaamantedeloslibros.blogspot.mx/ http://creadasaimagendedios.blogspot.mx/