SUELTA


S-U-E-L-T-A. 

Suelta a los que te pesan. 
Los que restan. 
A los hipócritas. 
Los que te atan. 
A los que exprimen. 

Suelta lo que te aleja de ti mismo/a. 
Suelta lo que no te mejora. 
Lo que no ayuda. 
Suelta la negatividad. 
Suelta los lastres y el mirar atrás. 
Suelta el pasado y vuela. 
Suéltalo. De golpe. 

Hay personas y situaciones que si no se dejan de golpe, 
te atan a ellas para siempre. 
Cada día mas a ellos, cada momento más lejos de ti. 
Suelta de una vez, 
siempre podemos comenzar de nuevo 
y empezar a vivir de la manera que nosotros/as mismos/as QUERAMOS y ELIJAMOS. 

Siempre estás a tiempo. 

Elige SOLTAR.

16 MANERAS DE ROMPER CON EL VICTIMISMO

Resultado de imagen para VICTIMISMO

HASTA QUE LÍMITE ES SOPORTABLE EL VICTIMISMO?


En un primer momento las personas suelen sentir empatía por el sufrimiento humano. También podemos encontrarnos con personas que sufren una verdadera depresión y no desean ser víctimas ni buscar aprobación, ya que simplemente pasan por un mal momento y su salud psicológica es frágil. Debemos tener paciencia, comprensión y demostrar amor porque realmente lo necesitan.

Sin embargo, en ocasiones alguien de nuestro entorno adopta una actitud de auto-sacrificio y de exaltación del propio sufrimiento, lo que se conoce como el “Síndrome del Mártir”  y se hace con la intención de manipular los sentimientos, pensamientos y conductas de los demás.

Son personas atrapadas en una mentalidad de víctima envueltas en un sentimiento de impotencia, hipervigilancia y de una susceptibilidad evidente, que hacen que lleven cualquier asunto cotidiano al terreno de lo personal pues se sienten ofendidos continuamente. Entonces, ¿hasta qué punto es soportable esa actitud?

Cómo son las personas que ejercen el victimismo

Las personas victimistas presentan algunos patrones de forma general que podemos identificar para ayudarnos en nuestras relaciones con ellas:

Esperan ser recompensados siempre por su esfuerzo y se ofrecen como voluntarios para soportar el dolor y el abandono con la esperanza de ser recompensados de alguna manera.

Se encuentran atrapados en un estado de la mente en el que no conciben la simple alegría sin que vaya acompañada de cierta lamentación o sufrimiento.
A veces toman en cuenta los deseos de los demás antes que los suyos pero con la intención de ganar algo implícitamente, aunque sea un reconocimiento por su gesto, su labor o un agradecimiento.

En algunas ocasiones, el agradecimiento no les resulta lo suficientemente explícito e inmediatamente, esgrimen argumentos que tachan a los demás de egoístas y de no valorar el esfuerzo que se ha hecho por ellas.

Se aferran a unas creencias muy fijas y determinadas, siendo muy difícil hacerles ver la otra versión de la situación.

Pueden aceptar una explicación pero siempre que incluya cierto arrepentimiento o una disculpa. Por tanto, está claro que ellos dan, esperando recibir (aunque sea una disculpa).

Cómo tratar con una persona que practica el victimismo

Cuando te das cuenta de que una persona se hace la víctima con demasiada asiduidad tienes algunas opciones que te ayudarán a lidiar y relacionarte con ella o por el contrario, a poner fin a la relación. Por lo tanto si mantienes una relación con una persona que practica el victimismo puedes:

Ignorar esa actitud en la persona porque te compensan muchísimas otras cosas.
Empezar a ignorar a esa persona en su totalidad o relacionarte con ella lo menos posible .

Decidir hablar con ella e intentar solucionar el problema, conociendo el porqué de esa actitud.

Si esa persona es importante para ti intentarás de todas las formas posibles resolver el problema y para ello, debes de hacer consciente a la otra persona de qué es lo que tú esperas y lo que quieres. Tienes que evitar en la medida de lo posible entrar en el terreno personal y explicar lo que te pasa con ella no como si fuera un problema interno de ella, pues se sentirá mal. 

Es por ello que se debe intentar que la situación para hablar sea lo más conveniente posible, cuando se esté relajado y no inmediatamente después de haber tenido un malentendido. Una vez hayamos elegido la situación, hay que “coger el toro por los cuernos” y hacer frente a la situación, comunicar nuestro malestar, intentando explicarle los siguientes puntos:

Exprésale que es libre para poner límites a los demás, y que lejos de ofender va a crear unas relaciones más equilibradas en su entorno. Si quiere decir no, es absurdo que diga sí para luego arrepentirse.

Hacer las cosas de manera forzada nos hace perder tiempo en otras que podríamos hacer por placer y que realmente producen el mismo beneficio.

Si se siente amargado o utilizado después de hacer un favor, quizás no haya actuado por altruismo sino por necesidad de reconocimiento o aprobación.

Explícale que vive aferrado a un sufrimiento que no es necesario. Dile todas las cosas buenas que tiene y que surgen de él o ella espontáneamente sin necesidad de pasar estrés.

Quizás sienta culpa, remordimiento, ira o depresión por algo pasado. Puedes intentar que se abra contigo porque es la única forma de entenderlo.

Hazle ver que ya es noble de por sí y que así tú lo piensas, que no tiene porque intentar demostrarlo

Es bueno que las críticas no sean unilaterales. Asume la responsabilidad de no haber sido sincero desde el principio y eso balanceará la situación.

Puedes hablarle sobre “nuestro crítico interno” que en algunas personas se manifiesta más que en otras y puede ser que sea su caso.

Dejar de tratar de ser perfecto, solo superarse. Tomar la iniciativa,corregir errores,imaginar la vida sin sufrir. Permitirse vivir de una forma más saludable. Conocerse. Vivir el momento sin sentir que debe sacrificarse por alguien. Todo esto aleja a una persona de su papel asumido de víctima de todo lo que le pasa.

Resultado de imagen para VICTIMISMODel victimismo a la responsabilidad

A veces, una conversación puede cambiarlo todo, puede mejorar la vida de una persona y de la relación que tienes con ella. A veces, actitudes desafortunadas están basadas en el dolor, en una falta de habilidades sociales constructivas y en una necesidad imperante de recibir cariño y comprensión.

Da esa conversación a quien esté dispuesto a aceptarla. Si continúan haciéndote daño es el momento de dar por terminada esa relación. Por eso de “uno es bueno, pero no tonto”.

DESPUÉS DE LOS 40

Cuando una mujer pasa de los 40 años....

No se tu, pero para mi ya esta implícito que no hay tiempo para perder en tonterías, prácticamente se está cerca de la mitad de la vida y la eternidad no existe. 

Ya te diste cuenta que “el príncipe azul” y el “vivieron felices para siempre” eran cuentos de Disney. 

Ya a esta edad, te das el lujo de mandar al diablo, con educación claro, todos los compromisos que no te importan y de ir a buscar donde sabes que esta lo que sea que necesitas… lo que deseas, TODO lo que en verdad necesitas. 

Empiezan experiencias más intensas. 

Después de los 40 suele aparecer un sentimiento inmenso y notable: la aceptación. Te conoces ya más que nadie, ya sabes quién eres y nadie va a venir a contarte un cuento chino.

Aparece esa gloriosa e impune sensación de poder decir lo primero que se te viene a la cabeza (guardando las formas, claro, para no andar ofendiendo por todos lados), pero tienes el poder de desahogar de tu alma.

Después de los 40, has ido acumulando mil historias privadas que te causan sonrisas inesperadas, que te hacen adquirir ese brillo que te daban las travesuras de cuando eras niña… pero ahora con la sensualidad de una mujer.


Después de los 40:
*Tal vez no tengas claro todo lo que deseas, pero con certeza reconoces lo que ya no quieres. 
*Ya no esperas lo que no existe.
*No estás con quien no te dan ganas de estar.
*Se tiene la capacidad de voltear sutilmente el mundo, para estar junto a quien hace brillar más tu día.
*Tienes menos expectativas superfluas. 
*Aprendes que la seguridad nadie te la puede dar más que tu y te conviertes en tu mejor aliada.
*Te sabes hermosa por que ya no necesitas que alguien mas te lo repita. 
*Te ríes de cosas por las que antes llorabas.
*Reconoces quienes son en verdad tus amigos y si no lo son tienes la nobleza de alejarte sin dañarlos.
*Ya no te cansas de hacer dietas que te causan obsesión, ahora solo cuidas más tu salud.
*Le empiezas a tener un cariño especial a tu celulitis,a tu cuerpo imperfecto, pues sabes lo que significa. Reconoces que es mas importante tu cerebro que tu trasero. 
*Estar con alguien es un deseo y no una obligación.
*Reconoces un beso y una caricia que detienen el tiempo y sabes que una excelente conversación es parte del buen sexo. 
*Tienes más tolerancia a la frustración, sabes que mañana será otro día.
*Se puede tener la sensibilidad de una niña de 20, pero con la experiencia y habilidad de una mujer de 40.

Resumiendo: 

Estas mas viva que nunca, no hay más ganas de perder el tiempo. 
Es la edad de la plenitud. 

Así es que si pasaste los 40: Disfrútate, quiérete, alégrate y sobre todo agradece por estar viva y como alguien dijo "mañana será otro dia"..

AUTOS VIEJOS Y DE COLECCIÓN

El valor de las personas se asemeja al de los autos...
el año de fabricación no es lo más importante!!!

Según como hayamos vivido...podemos convertirnos en "autos viejos"...O en "autos de colección". 

Un auto viejo...termina abandonado y despreciado ...mientras un auto de colección está bien cotizado y se convierte en una pieza...de admiración.

Todos nosotros tenemos tres edades y la diferencia entre ellas se va acrecentando. . .a medida que va pasando el tiempo.

Por un lado tenemos la edad cronológica que nos vincula con el año en que nacimos: "El modelo y año de fabricación".

Después tenemos la edad física que depende del tipo de vida que hayamos llevado y como hayamos cuidado nuestro cuerpo (alimentación, ejercicio, vicios, etc): "El estado" finalmente nos queda la edad espiritual que está vinculada con las ganas de hacer cosas y encarar nuevos proyectos:

"El combustible".

Hay quienes solo se preocuparon por cuidar la apariencias externa del cuerpo y aunque parecen estar en buen estado tienen el motor fundido y no llegarán a ningún lado.

Pero tampoco....sirve de nada....un auto... impecable....si es que tiene el tanque de combustible... vacío porque resultará imposible moverlo!!

Aquellos que hayan cuidado de su cuerpo y espíritu conservarán la fuerza y optimismo de sus mejores años y serán valorados por todos como ....

"Autos de Colección".


ABZURDAH

Abzurdah es el libro e historia autobiográfica de la escritora Cielo Latini. Es y fue su libro debut en la literatura argentina publicado en el año 2006. Fue descrito por la Editorial Planeta como `la perturbadora historia de una adolescente` y constituye `una visión irónica, casi tragicómica de la protagonista respecto a su vida` 

Una muchacha camina al borde del abismo. Cielo Latini, niña precoz, sensible y creativa, educada en una familia normal, siempre una `enfant terrible` fascinada por el arte y por la muerte, cuenta cómo su adolescencia fue un descenso a los infiernos. La desfloración a los 14 años, la dependencia amorosa y sexual de un hombre mucho mayor que ella, la fascinación con la muerte, la bulimia y la anorexia, la creación del blog `mecomoami` en el que miles de adolescentes hacían público su derecho a ser anoréxicas, los intentos de suicidio, la autoflagelación.

Y finalmente, la resurrección, la cura, a través de la palabra. Hoyes una bellísima joven de 21 años, que ha sobrevivido al infierno para poder contarlo.

Seguidores

PAGINAS AMIGAS

http://www.madamealbert.com.mx/woman-c2lh http://elespaciodemartha.blogspot.mx/ http://xochitlndc.blogspot.mx/ http://cronicadeunaamantedeloslibros.blogspot.mx/ http://creadasaimagendedios.blogspot.mx/