OBSESIONADAS CON LA PERFECCION...


La crueldad de los tiempos ha provocado no aprender a amarse tal y como se es, o bien, a obsesionarse por alcanzar una perfección estereotipada que según la sociedad se "debe estar delgada, estética y a la moda".

Cuántas veces se te han antojado unos "ricos" pambazos, quesadillas, tamales, sopes, etcétera, pero el gusto se te va cuando caes en la cuenta de que también son "ricos" pero en calorías y grasas.

El estigma de ser mujer no queda sólo en las labores domésticas o los trabajos mal pagados por la misma actividad sino también con la OBLIGACIÓN de ser hermosas. Seguramente recordarás aquella publicidad donde aparecía una mujer sumamente espigada con un hermoso vestido negro y detrás de ellas “llovían cerditos” mientras caminaba por las calles. ¿Y luego así no quieren que haya personas deprimidas?

Pero por qué sólo a las mujeres se les estigmatiza con ser bellas, ¿por qué los hombres pasan inadvertidos ante la sociedad respecto al tema? Si pasa una mujer robusta se escucha a lo lejos "se le perdió la cintura, ¡sigue comiendo!", por el contrario cuando es un varón "¡qué bien te alimentas!", pero por qué.

Pero el problema no sólo es de estética sino psicológico, pues qué más da tener unos kilos de más o no tener el cuerpo escultural como el de la actriz del momento, empero actualmente, ser mujer no sólo implica ser "el otro género" o "el sexo débil" sino:

• Verse siempre "femenina"
• Ser una destacada profesionista
• Ser la ama de casa y amante perfecta
• Ser la mejor madre
• Ser la mejor hija o hermana
• Ser la mejor amiga

En fin, una serie de exigencias que si te detienes a pensar un poco "¿En qué momento tengo tiempo para mí y no para darle gusto a los demás?" te darás cuenta que te has olvidado de ti. Medita si realmente haces lo que te gusta, si estás satisfecha con lo que tienes, si eres feliz.

Cada una de tus actividades está fríamente calculadas, robotizadas, y aunque lo haces con gusto cada vez te exiges más, aunque nadie te lo pide, de forma indirecta te sientes con la necesidad de cumplir con el estereotipo de la "mujer perfecta" o reprocharte si las cosas no salieron como las planeaste.

Es importante que dejes de calificarte bajo los estándares publicitarios y mediáticos, que no midas tu valía como mujer respecto a lo que los demás esperan de ti sino a lo que tú te estableces y lo que a ti te hace feliz. Valorar el hecho de haber nacido mujer es uno de los privilegios que no todos gozan, ser femenina es una experiencia extraordinaria si emerge de tus entrañas, de experimentar al máximo sus beneficios y no lo que los demás demandan, satisfacer tu superación personal.

Intenta tomarte en serio tu papel de dama, goza de serlo y demuéstrate a ti principalmente que vales tanto como aquellas modelos de revista que se están muriendo de bulimia o anorexia y que desaprovechan el maravilloso regalo que Dios les dio, ser mujer y que más que ello, del ser humano que son.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Seguidores

PAGINAS AMIGAS

http://www.madamealbert.com.mx/woman-c2lh http://elespaciodemartha.blogspot.mx/ http://xochitlndc.blogspot.mx/ http://cronicadeunaamantedeloslibros.blogspot.mx/ http://creadasaimagendedios.blogspot.mx/