SOBREVIVIENDO A LAS BODAS SIN PAREJA


Junio… ¿Recuerdas cuando apenas podías contener tu emoción mientras esperabas a que empezara el verano? Aquellos días cuando te la pasabas a un lado de la piscina, y decidiendo qué tipo de helado deberías comprar. ¿En qué momento es que todo eso desapareció? Olvida el béisbol, ahora todo ha cambiado. El verano, esta preciada temporada del año ahora se define por una nueva serie de pasatiempos en América. ¡Es la temporada de las bodas! Sí, éste es el momento del año en que la mayoría de tus amigos han comenzado a formar parte del club de bodas, y tú debes estar preparado. Pues vas a necesitar una estrategia para poder participar en esta serie de eventos.

Date cuenta de que no necesariamente tienes que ir a todas las celebracionesA continuación, encontrarás una guía que te ayudará a sobrepasar los próximos meses de una manera feliz y satisfactoria. Sigue nuestros consejos y mantente orgulloso/a de tu soltería, sin importar cuántos novios y/o novias tengas a tu alrededor.
Marca todas estas fechas en un calendario, y después ve hacia atrás analizando cada uno de tus fines de semana. Si encuentras que tienes todo reservado con fiestas de despedidas de solteros, baby showers y/o días exageradamente ocupados, considera cancelar algunas de estas reuniones. El simple hecho de estar invitado a la segunda boda de tu primo no significa que tengas que ir forzosamente. Éstas son algunas de nuestras sugerencias:

Trabajo en equipo: Si no recibiste noticias sobre esa persona durante un largo tiempo, y él o ella aparece justo antes de la fecha esperada, es muy posible que te encuentres en los últimos lugares de su lista de prioridades.
En estos casos, mejor cancela tu compromiso con anticipación y guárdate ese fin de semana para ti. Argumenta que tiene demasiados compromisos y que te resultará imposible asistir.

Una invitación forzada: ¿Eres el jefe de alguien y sospechas que alguien más ha forzado a otra persona para que te invitara a acompañarla? Hazles un favor a todos y no aceptes la invitación.
Eventos lejanos: Frecuentemente los planes para los preparativos de las bodas cambian en base a un nuevo presupuesto. En ocasiones, esto puede hacer que tu estatus cambie y que pases de ser un invitado de mediana prioridad a un posible “no-invitado”. Frecuentemente en estos casos, la pareja a festejarse sólo busca que un grupo pequeño de personas asista a su evento. Ayúdalos a lograr exactamente eso, y no asistas; o, si finalmente decides asistir, agrega una semana a tu viaje e invita a algún amigo o amiga para que se reúna contigo después del evento. Aprovecha el viaje y disfruta de unas buenas vacaciones. Haz que tu asistencia al evento realmente valga la pena.

Busca un compañero/a de bodas
Si vas ir a una boda solo/a, una vez estando ahí, busca a un compañero/a lo más pronto posible. Pista: en la fiesta, él o ella será esa persona solitaria que podrás encontrar en alguna de las esquinas y mostrando una cara de que seguramente se está divirtiendo tanto como tú Las principales actividades en las bodas incluyen: miradas comprometedoras entre familiares, grupos de personas divirtiéndose en la pista de baile, y parejas apoyándose mutuamente para salvarse de los borrachos coquetones. Un beneficio extra, del cual podrás gozar en caso de encontrar una pareja, es la repartición de los gastos. Esto sólo en caso de que la boda no incluya todos los servicios y/o se lleve a cabo en algún lugar muy exclusivo.
No cargues con un compañero/a mediocre
El simple hecho de que no seas un invitado de alta prioridad, no significa que deberás invitar a alguien incompetente y llevarlo contigo. Deja al señor o señora X en casa. Aquella persona que está enamorado/a de ti, y que no deja de esperar el momento en el que podrá demostrártelo, aun cuando él o ella puede percibir tu falta de interés. No le des alas, y déjalo/a en la posición que se merece. El señor o la señora X en ocasiones podrá tentarte a que lo llames cuando te sientes particularmente solo/a o angustiado/a por tu actual situación de soltero/a. Llevándolo/a contigo solamente le dará falsas expectativas. Lo mismo va para el señor o la señora Boomerang. Esa persona a quien continúas frecuentando, y con quien tal vez podrías tener una noche increíble. Ésta es la única razón por la que considerarías darle una segunda oportunidad, aunque por dentro ya sabes cómo va a terminar esa noche. Y no es precisamente lo que deseas. Él o ella hará esa cosa que
te vuelve loco/a y terminarán por pasar el resto de la noche juntos, nuevamente.

Permite que algún conocido te invite como acompañante
Investiga quién está disponible, y elige a alguien que valga la pena en la pista de baile. No hay nada que haga a los recién casados más felices que tener a una pareja prospecto entre sus amigos.

Vístete de una forma que te haga sentir increíble
Cómprate un vestido o traje nuevo, canta tu canción favorita, y/o toma prestado el auto elegante de alguno de tus amigos. Lo que sea que te haga entrar a la recepción del evento viéndote y sintiéndote lo mejor posible. Tú estás
en control de tu diversión y puedes manejar la situación a tu manera. Entra pensando que vas a tener un momento terrible, y así lo será. Mejor adopta una actitud positiva, y recuerda que las personas felices son más atractivas. Nunca lo sabes. Posiblemente el chico o la chica detrás de ti, en la fila de baile, será tu próxima cita.

Evita las zonas de peligro más comunes
Mientras que el pastel no haya sido partido, deberás permanecer lejos. Cualquier cantidad de tragedias (caídas, embarradas, etc.) te rodean. Tres puntos importantes:

1. La liga de los ciudadanos conscientes: parientes chismosos y hasta completos extraños te preguntarán acera del status de tu relación. La mejor forma para evitarlos es quedándote en la pista de baile. La macarena p
uede que no sea tu éxito favorito, pero es mucho mejor bailarla que formar parte de una discusión con la tía abuela de la novia sobre tu vida amorosa.

2. La llamada a todas las mujeres solteras: tan pronto se anuncie que se va a aventar el ramo, sal de ahí para tomar un poco de aire. Cualquier excusa para evitar ese momento incómodo en donde por suerte no deseada atrapas el ramo, es válida. Así no tendrás que encararte con los parientes chismosos nuevamente. O bien, en caso de que no lo atrapes, posiblemente los tendrás a ellos haciendo bromas de cómo la chica que atrapó el ramo será quien te gane el altar.
3. Ten cuidado con el trago: nada define más a una mala noche, que el hecho de emborracharse inconcientemente. Cuando de alcohol se trata, apégate a una simple regla: un vaso de agua por cada bebida alcohólica que consumas. Ah, y asegúrate de terminar tu cena antes de comenzar a beber.


Encuentra tu propia diversión
Si todas esas pláticas sobre el amor, la suerte y el destino te siguen afectando, entretente con cosas como burlarte de las parejas que han pasado parte de la noche peleando y haciendo escándalos.
Nadie ha dicho que forzosamente la conversación debe estar relacionada con la luna de miel, o algún tema sobre la boda, lo felices que se ven ellos juntos, o sus futuros planes para comprar una casa y/o tener hijos. De hecho, muchas personas estarán muriéndose por un cambio de tema.

Deja atrás el blues post boda.
Un fin de semana después de haber celebrado la bendición de la boda de algún ser querido, y mientras tú regresas a tu casa sola/o, puede deprimirte de cierta forma. Olvídate de los domingos tristes, olvídate de ¿que ten
go yo de malo?, y de “tal vez debí darle otra oportunidad a mi ex”. Aléjate de estos pensamientos y evítalos haciendo planes con tus amigos. Preferiblemente, intenta salir con tus amigos de actitud positiva. Con anticipación, planea un almuerzo en alguno de tus restaurantes favoritos. Sal a explorar la ciudad, práctica algún deporte o haz yoga.
En otras palabras, disfruta de tu libertad. ¿Aún no estas convencido? Entonces, renta alguna película sobre lo miserable que es la vida de las personas casadas, y date cuenta de que el matrimonio no necesariamente te hará feliz.
Lo importante es que nunca sabes cuando tu soltería terminará, y debes disfrutarla mientras puedes. Hay cientos de personas comprometidas que darían lo que fuera por ser tan libres como tú. Justifícate con sus celos.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Seguidores

PAGINAS AMIGAS

http://www.madamealbert.com.mx/woman-c2lh http://elespaciodemartha.blogspot.mx/ http://xochitlndc.blogspot.mx/ http://cronicadeunaamantedeloslibros.blogspot.mx/ http://creadasaimagendedios.blogspot.mx/